Porfolio Gómez Selva

Gómez Selva/
Los perros

Y veo aquí, a través de tres voces sin dueñas, la vida de tres mujeres que quisiera leer sin interrupciones; sin la continua necesidad de tener que escribir sobre una cuarta (mujer). He insistido objetivo e igualitario en la lectura de un monólogo de egoísmo y llanto de rabia autoconsciente. Mi corazón ha disparado balas de fogueo contra su propia sien, exhausto de mandar latidos analíticos a cada frase interminablemente hilada con la siguiente, presentadas en un texto cuasi excepcional sobre una dama rota y cabreada con su nacimiento. 

He confundido párrafos mezclando vidas ajenas con la propia, con fracasos pasados y solidaridad no-realizada. Por esa parte de fracaso que hay en toda existencia. Regálame más, Beauvoir, o véndeme prosas que necesiten narrarse, que yo las leeré en mi asiduo desconcierto de situaciones absurdas, con menos salidas incluso que las que tú planteas. Comunícame luchas que logran sus fines, y atibórrame el culo de chismes, pero no te acuestes que todavía es temprano. Ambas estamos inquietas, agitadas en la cama. Hablamos como buenas amigas, y por fin, me calmo.